domingo, 20 de junio de 2010

Un nido peculiar: (tórtola turca)


Macho de tórtola turca (Streptopelia decaocto)



La tórtola turca (Streptopelia decaocto) pertenece a las colúmbidas, familia que también engloba a las conocidas palomas. Esta ave proveniente de Asia meridional, irrumpió en la península ibérica a finales de los sesenta, y ha sido capaz de colonizar nuestro territorio con un extraordinario éxito. Su capacidad de anidar en cualquier lugar, tanto urbano, industrial como ajardinado (hasta cinco o seis veces al año), le ha proporcionado ventajas excepcionales en el campo de la seguridad (al evitar depredadores) y en el de la alimentación, al amparo garantizado de los asentamientos humanos. Una elección de lo más acertada, sin duda.

Con más genio que sus parientes las palomas domésticas, las turcas, no permiten mediante enconadas persecuciones que las urracas o cualquier ave, se acerquen a su parcela de nidificación. En un gigantesco plátano (Platanus hybrida) de una avenida de Zaragoza, una pareja de urracas tuvo que abandonar la construcción de su nido ante la presión de las tórtolas que ya incubaban en el mismo árbol. Los nidos de tórtola, son un conjunto escaso de pequeñas ramitas entrecruzadas, que permiten ver a través de las fisuras de su estructura los huevos de la puesta si se mira desde abajo.


El caso es, que andaba trabajando con una plataforma elevadora, y topé con un nido casi terminado de tórtola turca. Había aprovechado ésta, el recodo de una bandeja de las que utilizan los electricistas para canalizar los cables que alimentarán a la máquina climatizadora; y claro, faltaban los cables por colocar. No tuve más opción que la de retirarlo. Mi sorpresa fue, al comprobar uno de los materiales utilizados; había en el entrelazado de ramas herbáceas, viruta larga y fina como el alambre, proveniente de recortes de la chapa con la que se fabrican las cajas, conductos y demás piezas de los climatizadores en esta fábrica. No sólo los milanos negros, cuervos, cigüeñas etc., aportan elementos de origen humano a sus nidos, sino que estas aves invasoras (ordenadamente), se decantan por la nueva tecnología para realizar construcciones más sólidas. El filamento metálico, más maleable, facilita el entrelazado de las ramillas. Por el contrario, los perfiles cortantes del metal, son la cara negativa y peligrosa del nuevo material.



No es una creación abstracta de Tàpies; sino, un destartalado nido de tórtola turca. Tampoco es que esté inacabado, que lo está, pero no esperéis mucho más para su conclusión salvo alguna ramita final. Y, en algunos casos dependiendo del individuo, el refuerzo del cuenco aportando excrementos para darle consistencia.



Detalle del entrelazado de las finas tiras metálicas.


28 comentarios:

  1. Sí que son curiosas y persistentes.
    Reclaman su territorio con unos vuelos muy llamativos y, además de sus persistentes arrullos chillan en defensa del territorio con una voz que no parece de una pacífica paloma.

    ResponderEliminar
  2. A mí personalmente no me disgustó su expansión por toda Europa; es más, incluso recuerdo mi primer apunte del primer avistamiento a principios de los 80. Lo que si me resultó pesado cuando me tocó pintar la montaña rusa del parque de atracciones, fue su canto. Había tantas en el pinar, que resultaban tremendamente cansinas con tanto monólogo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Javier ! no conocía esta especie de tórtolas y me ha llamado la atención su comportamiento más agresivo para la protección de su nido y el hecho que utilicen materiales hechos por el hombre para reforzarlo.
    Es una maravilla y te agradezco las fotos de los mismos.
    Hace poco vi un documental de las aves que utilizan palitos, alambres, y toda clase de artilugios para conseguir sacar gusanos de los árboles. Me quedé extasiada. La mayoría eran pájaros carpinteros.
    Todo esto que se trasmite, de la vida animal, eventualmente hará que la mayoría de las personas sean respetuosas con ellos.
    QUE LOS RESPETEN Y LOS AMEN.
    Gracias Javier !

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que el caso de la tórtola turca es más que llamativo en lo que respecta a una especie bastante urbanita que ha sufrido un crecimiento poblacional muy importante en los últimos lustros.

    La agresividad de esta especie de paloma es más que manifiesta, y lo cierto es que les está dando muy buen resultado, en detrimento de otras especies afines y, especialmente, de más débiles como es el caso del gorrión.

    Su adaptabilidad es más que manifiesta, como demuestran las fotos que nos traes en una entrada, como siempre, magistral.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola Javier 16!
    La que yo veo a veces por los jardines donde voy a cuidar los gatos, es la paloma torcaz, pero no debe de ser la misma, pues tu indicas otro nombre y la de la foto parece algo distinta. También hay urracas por allí, palomas comunes, gorriones, mirlos y ahora algunas gaviotas. Bueno, y los que no conozco su nombre o me pasan más inadvertidos.
    Qué ingeniosas que son, se han apuntado ellas también a las nuevas tecnologías. Lástima que en este caso se hayan buscado un nido que no es el adecuado y que tú has retirado pensando en lo negativo de lo que iba a suceder.
    Me entristeció lo que explicabas en el blog de Abedugu, sobre los saqueadores de tejas y las repercusiones que ello tiene en los nidos de las pobres golondrinas. Es muy interesante tu post y el nido pues, realmente es un cuadro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Disculpa, si es una tórtola no es una paloma, no sé donde tengo hoy la cabeza.

    ResponderEliminar
  7. No me parece que por estos lugares haya tórtolas turcas, o al menos yo no las vi así que hoy aprendí mucho sobre ellas, su comportamiento y su forma de hacer los nidos. No hay duda de que los animales saben emplear todo lo que encuentran para acondicionar su casa, saben arreglárselas muy bien.
    Por aquí lo que más hay son las palomas corrientes y también muchas urracas que aquí se les llama pegas, las lavanderas, los mirlos y los gorriones, todos estos son los que yo me encuentro todos los días en mi paseo. Las gaviotas, a pesar de no ser puerto de mar también vienen todos los días a visitarnos. Es curioso, son prácticamente las mismas aves que se encuentra Clariana, debe de ser lo que más abunda.

    ResponderEliminar
  8. - Hola Mabel. No es habitual el uso de virutas de chapa o de materiales que no sean vegetales. Es la primera vez que tengo la oportunidad de encontrar este curioso hallazgo, y si, se nota el aprecio que le hacen al metal para afianzar las ramillas.

    Si, es increíble la capacidad de algunas aves para utilizar herramientas como dices, y poder acceder al alimento; como algunas especies de córvidos, y el pinzón de Darwin entre otras. Los pájaros carpinteros, al tener la herramienta de serie, pueden acceder con su lengua especializada de hasta nueve centímetros de larga (en los más grandes), y seguir las galerías de las larvas de la madera enganchándolas con los minúsculos garfios del extremo final.

    Me ocurre como a ti: no dejo de sorprenderme con cualquier conducta del mundo animal.
    Gracias a ti.
    Saludos.


    - Es verdad Trotalomas: con que autoridad se ha instalado esta especie tan favorecida por el nicho ecológico urbano y el rendimiento que es capaz de sacarle. Ahora, es cierto además, que el duro peaje empieza a ser patente en algunos ejemplares atropellados y muertos, adoleciendo la pérdida de estrés necesario para no bajar la guardia mientras comen. Hecho que les impide apercibirse de los inmisericordes automovilistas.

    Entre otros problemas, como comentas, la competencia voraz de las tórtolas turcas y su fortaleza, han supuesto para el pequeño gorrión, otro inconveniente en su lista de complicaciones urbanas. Otro razonamiento que escuché, tenía que ver con el humo de los escapes de los coches que afectaba a su estrato de campeo.

    - Que artesana nos ha salido el ave.
    - ¿Te imaginas a esta tórtola en una joyería?

    Saludos.


    - Hola Clariana. La paloma torcaz es enorme; la más grande de nuestras palomas. Seguramente, la habrás visto. Su vuelo y fuerza de despegue es asombrosa. En terrenos arenosos, pasan totalmente desapercibidas gracias a sus tonos similares. Algunas aceras también las mimetizan, y no te percatas de ellas hasta que levantan el vuelo.

    La retirada del nido fue por evitarle la puesta, ya que los electricistas tenían que pasar los cables justo encima. Vale más evitar la obra que esperar a que se instale la familia. Eso, hubiera sido peor. Luego está el problema cortante del filamento metálico que hubiera provocado heridas a los pollos.

    Lo de las tejas es un problema de demanda y oferta. Los demandantes son gente sin escrúpulos que gustan de edificar con todo lujo, y materiales de clase; como las tejas más antiguas, y a la vez, más prácticas (pesan menos y abarcan más). Luego, los expoliadores hacen el resto.

    Tienes que comprarte una guía de aves y unos prismáticos. Verás la cantidad de aves que pueblan un parque urbano.
    Saludos.


    - Tienes que fijarte más a partir de ahora Abedugu. Porque si no las ves, como le ocurre a Clariana, os tendré que mandar un trailer de tórtolas turcas que aquí en Zaragoza están a patadas. La Cornisa Cantábrica fue una de las primeras zonas de expansión al entrar la turca en la península. Posteriormente, colonizó las costas mediterráneas. No me extrañaría que, las gaviotas, les complicaran la existencia en la actualidad.

    De gaviotas marinas por aquí tenemos la suerte de ver a la gaviota patiamarilla y la argéntea. Si tienes suerte, puedes ver alguna rareza de las más exclusivas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Desconocía ese comportamiento tan agresivo en la tórtola turca. Leyendo tu entrada, Javier, me explico mejor su exitosa expansión y su adaptación a las grandes ciudades.
    No se puede negar que es un ave invasora, y a la par: bella e interesante.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Buf por aquí hay muchísimas. En su defecto la que casi no se ve es la bravía. Torcaces también muchas. Pobres gorrioncines nuestros. Es una gran competencia.

    A mí la verdad no me gustan demasiado, quizá las tengo algo de manía porque desplazan a otros pájaros. Y lo que tú dices, el ruido es bastante desagradable, pero bueno, un nuevo habitante más de las cuidades. Ellas se buscan la vida, como todo hijo de vecino.

    Me hizo mucha gracia lo del arte abstracto ;)

    ResponderEliminar
  11. - A mí Javier, también me sorprendió bastante. Pero el caso es; que cuando una urraca hace aparición tan sólo en las cercanías de un nido de turcas, éstas, van tras ellas en una enconada persecución. Luego, las persecuciones entre machos al ser invadido el territorio de uno de ellos, son espectaculares. Cómo gastan energía en potentes persecuciones demostrando su fortaleza.
    Invasora por méritos propios, y por mi parte además: bien recibida.
    Saludos.


    - Bueno Mamen. Reconociendo la competencia que soporta el gorrión con palomas y tórtolas, hay ocasiones en las que saben sacar el mejor partido. Cuando hay algún fragmento demasiado grande de pan, torta o lo que sea (como los alimoches hacen esperando a los buitres), los gorriones esperan su turno cuando las tórtolas o palomas desmenuzan el bloque de alimento. Al saltar pequeñas migas, seguidamente acuden los gorriones capturándolas hábilmente.

    Es cabezona cantando, pero hay que reconocer que su presencia, se la ha ganado a pulso con una sorprendente estrategia de expansión; gracias por supuesto, al gran ritmo de cría y facilidad de ubicación.

    Desde luego, no desentonaría el nido en el Guggenheim.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola Javier 16!
    Te vuelvo a escribir por lo de la guía de aves y los prismáticos. Tengo alguna pequeña guía en mi casa, pero supongo que la necesitaré más extensa. Teóricamente conozco algunas aves, sus nombres algo, pero a la práctica me es difícil de reconocerlas e incluso de verlas. La paloma torcaz sí que la he visto por esos jardines y los de enfrente (donde hay un parque "Palau Reial" y allí hay bastante fauna de pájaros.)
    El problema es con el tiempo, también me gustaría pintar, pero lo dejé hace años cuando aprendía y no he vuelto a cogerlo. O sea que ronda por mi cabeza lienzos, pinceles, pinturas y ahora el gusanillo de las aves; prismáticos, guía de aves... no sé es fantástico, pero tendré que esperar a los Reyes Magos por decir algo. De todas formas gracias por tu buena intención de ayudar con el consejo, cuando pueda lo pondré en práctica. Allí en los jardines de anécdotas siempre tengo alguna, pero ésto de las aves no me lo había planteado.
    De momento estoy aprendiendo muchas cosas con tu blog, gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Qué tal Clariana. Sobre todo, tranquilidad y cada cosa a su tiempo, no conviene que te agobies. La guía de aves y los prismáticos sirven para identificar a los pájaros, y verlos de cerca. Conocer la diversidad existente no aumenta el placer de disfrutar de ellos. Yo, personalmente, cuando no los conocía por su nombre, disfrutaba se su conducta y después, me interesaba por conocerlos con más detalle. El problema añadido es; el momento de ver una secuencia interesante de un pájaro concreto, y no poder comentarlo con el nombre real del ave en cuestión.

    Lo de la pintura, recupéralo cuanto antes. Eso no se olvida, porque es como montar en bici: tan sólo hay que practicar un poco para ponerse al día. Si te diera por pintar animales, ya sería sensacional. Si logras apartar la pereza y volver a la pintura, me cuentas cómo se hace, a ver si también yo, me pongo a hacer algo. Te animo a que te animes, y pintes obras para exponer en futuros posts.
    Venga Clariana: primero; pintura, y luego; guía de aves y prismáticos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. :-) Por favor, no me mandes un trailer de tórtolas turcas, por aquí todo lo que a primera vista parece una paloma es condenable, la gente las odia como odia a todos los que les damos de comer, así que las pobres tórtolas que ahí seguro están bien, aquí se encontrarían con enemigos.
    Buen día

    ResponderEliminar
  15. Hola Abedugu. La gente después de haberse agenciado el territorio de otras especies, se molesta ahora por las invasiones de palomas, tórtolas, estorninos etc. A mi no me molestan, lo que me molesta son los vehículos y su insoportable ruido. Pienso echarles comida a las aves urbanas siempre que pueda. Si aguanto tanto coche; puedo aguantar tanta paloma.
    Entonces: ¿anulamos el envío de tórtolas?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  17. En mi pueblo, he visto muchas veces como defienden el territorio estas aves.

    Desconocía su introducción en los 60, y, hasta que punto ha sido o no perjudicial su introducción en un ámbito que no es el suyo.


    Un abrazo fuerte¡¡



    A Salto De Mata

    ResponderEliminar
  18. Jaja, si anúlalo que con dar de comer todos los días a tanta paloma, gorrión, urraca, mirlo, lavandera y demás ya tengo suficiente y sobre todo si añado que también doy de comer a los gatos callejeros.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. - Así es Miguel. Las primeras avanzadillas de la turca fueron por el norte y la zona oriental en la década mencionada.
    Me imagino que al haber tanta opulencia desechada por la derrochadora especie humana, los abundantes restos dan de comer a muchas bocas y picos semidomésticos. Al final, haciendo hueco, siempre cabe uno más (bueno…, en este caso, bastantes mas).

    Un abrazón


    - Pues nada Abedugu, queda anulado el envío (además comen como limas).

    ¡Ah! Ahora que mencionas la lista de comensales tuyos, incluidos los gatos callejeros; con mis hijas y mujer, tuve el placer en la dehesa del Moncayo en Zaragoza, de dar de comer a un arrendajo, que es una maravilla de pájaro de la familia de los cóvidos (los que visten de negro), disfrutando cómo no, de sus extraordinarias cobertoras alares barreadas de azul, negro y blanco. Inconfundibles. En los merenderos son mas dóciles, sin embargo, en pleno bosque salvaje son grandes chivatos, escandalizando con su graznido toda la zona ante la incómoda presencia humana.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  20. Vaya lo que una aprende con cada entrada...como tienen ese aspecto frágil yo pensaba que eran muy timidas! Por aqui también hay muchas tórtolas, claro que ya no sé diferenciar entre turca, bravía, torcaz...

    ResponderEliminar
  21. Hola Asterina. No es lo que parece, este aparente símbolo de la paz, es una consagrada guerrillera de su territorio.
    En España tenemos la tórtola turca, y la común o europea esta última migradora y viene en primavera. Ambas son más pequeñas que las palomas como: la bravía o doméstica (de nuestras ciudades), la torcaz (la más grande), y la más pequeña que es la zurita, que pasa muy desapercibida por nuestros campos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  22. HOLA Q TAL COMO ANDAS, DE VERDAD ESTOY FASCINADO POR EL ESTILO TAN ORIGINAL, VISUAL Y CONCEPTUAL DE TU BLOG, ME GUSTO Y VOY A SEGUIRTE,,, TE ESPERO POR EL MIO,,, QUIERO QUE ENTRES Y ME DES TUS IMPRESIONES... SALUDOS Y ESTAREMOS EN CONTACTO

    ResponderEliminar
  23. Gracias Juan Carlos. Te contesto en tu blog.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  24. tiestox Se trata de un interesante post free iPhone
    tiestox 0336

    ResponderEliminar
  25. Yo tengo una experiencia mucho mas cercana, ya que en la ventana del segundo piso, donde tengo mi pieza, afuera ahi una palmeta de unos 3mts y ayer descubrimos un nido de tortolitas, donde la hembra tiene a sus crias ya con unas pelucitas en su cuerpo y ahora nosotros les dejamos comida y agua afuera ya que viven a unos 4cms de nuesta ventana jejejeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es un placer para los amantes de las aves tener la plena confianza de una pareja de aves que se instala cerca de uno.
      Me alegra que estes feliz por ello, es una bella historia.

      Saludos.

      Eliminar
  26. Oh! Curioso, mucho! Y una maravilla poder haberlo visto " in person".
    Pues ya se algo mas, que es lo bonito de que pase otro dia. Tu me diras: en Madrid por lo visto habia una invasion de cotorras, en cierta ocasion vi un arbol casi completamente asfixiado por sus nidos y las aves en cuestion parecian millones, por como chillaban, pero no me queda claro si eran realmente un problema o no, segun aseguraban "las autoridades" lo eran. Pero yo no me fio de las autoridades, que quieres.
    Me ha hecho mucha gracia lo del cuadro de Tapies.
    Un abrazo
    Anonima Eve

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pareció extraordinaria la capacidad de aprovechar los materiales
      que ofrece el entorno por parte de estas modernas tórtolas turcas.

      Lo de las cotorras ya ocurre en varias ciudades españolas incluida Zaragoza que es donde mejor observo el caso.
      El problema lo consideran sobre todo, debido a la ubicación de nidos sociales en los que cada pareja añade un habitáculo nuevo a la masa de ramas que va creciendo de modo peligroso; más que nada, por la posibilidad de accidente si alguno de ellos cayera sobre la gente.
      De todos modos, hace más el que quiere que el que puede y, si tanto les perjudican las mal llamadas "especies invasoras"
      que regulen o prohíban el mercado miserable de mascotas exóticas.
      A la gente le molesta las cotorras, las palomas, los vencejos...todo vamos...
      Sin embargo, muchos estamos hasta las narices de motos ruidosas, camiones de la basura de madrugada, gente tocando
      las narices en los veladores hasta las tantas cuando uno tiene que madrugar etc...
      Pienso que, estas especies exóticas, molestan más a ciertos sectores puristas obstinados en proteger las especies autóctonas de las que llaman invasoras.
      Por lo que veo, al igual que la especie humana, también los animales son cada vez más cosmopolitas.

      Un abrazo Eve

      Eliminar