viernes, 13 de marzo de 2015

Eterno Félix Rodríguez de La Fuente

El !4 de marzo 2015 se cumplen 35 años de la muerte de Félix Rodríguez de La Fuente, amante de la naturaleza y un gran defensor del lobo. He querido, por ello, dedicarle un dibujo a lápiz de su admirado cánido salvaje.

“Lo que vi entonces no se me olvidará jamás. Vi un animal grande, de color gris, un animal que estaba perfectamente parado y que miraba exactamente igual que yo, pero lo que más me llamó la atención fueron sus ojos, sus ojos de un color ambarino, acaramelado, unos ojos que me miraban con nobleza, unos ojos que me miraban con un gran interrogante, unos ojos de los que se desprendía quizá una queja: ¿Por qué me perseguís, por qué queréis acabar conmigo, por qué queréis matarme si yo también tengo la obligación sagrada de sacar adelante a los míos, si yo también tengo mi loba y mis lobeznos, si yo también necesito la carne para vivir, si puede haber carne para todos, por qué queréis quitarme la vida?” 

Félix Rodríguez de La Fuente 


El lobo, sigue siendo el gran perseguido, desgraciadamente.
Hace falta una gran dosis de miseria moral para disparar oculto desde una caseta contra el lobo hambriento, tentado éste por calmar el hambre con la comida fácil y tramposa colocada como cebo.
Dar muerte a cualquier animal utilizando estrategias miserables para su caza, es el comportamiento más vil y cobarde que pueda existir en un ser humano.