sábado, 6 de agosto de 2016

El ciclista, los milanos negros y el joven búho real


Hoy he visto a dos pollos de búho real, a lo lejos, reposando curiosos, totalmente emplumados a la sombra y luciendo sus hermosos penachos cefálicos. Uno de ellos es, precisamente, el de esta historia. 
Sin embargo, de este pequeño apunte que cuento seguidamente, han pasado ya algunas semanas.
 

Miraba un ejemplar de búho real Bubo bubo en la rinconada de un talud. Una gran hembra que reposaba, al parecer, bastante tranquila según podía comprobar desde una posición algo alejada a vista de prismáticos. Lo más curioso de todo, precisamente por la tranquilidad de la rapaz nocturna, es que estaba rodeada de más de sesenta milanos negros Milvus migrans reposando en las ramas altas de los  árboles circundantes; algunos, bastante cercanos a ella. 
Expectante por un desenlace inminente, aguardaba la reacción final de la hembra de búho real ante tanto milano avizor. Quería ver con mayor precisión el semblante facial de la rapaz nocturna y comprobar su estado anímico ante semejante amenaza. 
A lo lejos, vi acercarse a un ciclista por el camino adyacente, rodando tranquilo y sin prisa. Me fijé en él esperando su paso para proseguir la observación. Pero, su velocidad fue menguando hasta que se detuvo. Tumbó la bicicleta y seguidamente, se acercó hasta el borde mismo de la terrera atraído por la presencia de tantas rapaces juntas, volando y posadas. Los milanos aprovecharon, armando un revuelo espectacular que sorprendía al atónito ciclista para alejarse del lugar y, la hembra de búho real, con sigilo, desapareció. Se fastidió toda la curiosidad de presenciar un acontecimiento que minaba mi curiosidad, todo ello, por lo mismo que alertó al ciclista no menos curioso que yo. No tengo nada que reprochar la acción del hombre. Como cualquier persona, fue capaz de asombrarse ante un acontecimiento tan espectacular de milanos soleándose y emprendiendo el vuelo simultáneamente, tan cercanos y tan abundantes.
 

Pero no todo acabó allí, el ciclista se fue, se fue impactado, lo aprecié en su cara. Cuando quise darme cuenta, percibí como un grupo de los mencionados milanos negros revoloteaban agitados en un punto concreto. Sospeché de la hembra de búho real, sin embargo, se trataba de un pollo que recibió un aluvión de pasadas quedando algo aturdido. La joven rapaz, salió ahuyentada por la presencia del ciclista, los milanos, al tratarse de un joven, se cebaron con él. Tampoco hay nada que reprochar al hombre, el joven búho tiene todavía un largo camino por aprender y, los malos tragos, tendrá que asumirlos cuanto antes; esto curtirá su carácter poco a poco.
No pude evitar acercarme para que no desmontaran al pobre pollo. Me senté cerca de él y, ni aún así, el pollo abandonó el lugar. Por lo menos, los milanos cesaron su violencia.

El milano más audaz, a pesar de mi presencia, no se fue sin darle la última pasada como se ve en la imagen. 


27 comentarios:

  1. El jovenzuelo ya empieza a saber lo que implica ser el odiado gran duque, le queda un largo camino aguantando los berrinches de rapaces diurnas y córvidos, jajaja.
    Está bien el detalle del interés que suscitaron los abundantes milanos en el ciclista, por aquí la última anécdota que he oído es la de un gañán diciendo "y luego dicen los ecologistas que hay pocas águilas y hay que protegerlas".
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que, hay cada ejemplar...
      La mayoría de estos elementos salen de los habitáculos de las oficinas y lo más parecido a naturaleza que han visto son las macetas de la vecina.
      He oído alguna vez decir a gente que, en primavera, los ecologistas sueltan muchas águilas (refiriéndose, supongo, a los queridos milanos negros).

      Saludos

      Eliminar
  2. Alguna que otra vez me ha pasó algo parecido. Buena crónica Javier, me ha gustado mucho. Un fuerte abrazo desde Cantabria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Germán. Este tipo de anécdotas siempre considero oportuno contarlas ya que llenan mis momentos de campo.

      Otro abrazo desde esta Zaragoza con viento de narices.

      Eliminar
  3. Joven búho avizorado por milanos sin cuento, que no alcanzas a vislumbrar cómo el milano rapaz no fue capaz de hincar sus garras al pasar, y es que gracias al fortuito conjunto milano / humano el hecho resultó en que tú salieras airoso de este cuento.
    Buena observación, aunque de resultado distinto al previsto.
    Salud, Montaña y un abrazo, Javier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al margen del varapalo recibido por el inofensivo pollo de búho real (de momento), los milanos negros son unos provocadores con otras rapaces a las que les gusta probar su paciencia. Algunos ya saben que el águila calzada tiene muy poca.

      Abrazos y mucha salud montañera.

      Eliminar
  4. Me encantan tus relatos! Gracias Javier por hacerme vivir, a través de ellos, tus magníficas experiencias! Un abrazo !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes Mabel, que son momentos de campo en los que no despego mi mirada de estas criaturas que nos acompañan en todo momento durante nuestras salidas. De este modo, descubres muchas historias que llenan el alma del más curioso.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Te dejo mi blog de poesia por si quieres criticar gracias.
    Me gusta mucho el tuyo. Tienes Toda la razon si segimos asi no quedara nada.

    http://anna-historias.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, nos vemos en tu blog para disfrutar de tus momentos de poesía.
      La crítica, la dejo para quién le corresponda hacerlo por preparación académica.

      Saludos.

      Eliminar
  6. La Naturaleza no está exenta de casos de bullying. Interesante historia que nps permite conocerla un poco más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que razón tienes, menos mal que en la naturaleza estos acosos no van acompañados de rencor y venganza.

      Saludos.

      Eliminar
  7. maravilloso el arte de las letras con las fotos

    ResponderEliminar
  8. Como son sistemáticamente acosadas las rapaces, generalmente por córvidos también gaviotas etcetc, lo hemos visto en innumerables ocasiones. Las grandes concentraciones de milanos negros son espectaculares, hace algunos agostos que al sur de Soria pude observar una, yo diría de medio millar seguro y me quedo corto
    Enhorabuena por la obsevación de este estupendo lance de naturaleza en estado puro
    Un saludo
    Javi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que un bando de milanos negros soleándose al lado de una hembra de búho real, sin que éstos se inmuten, me pareció algo sorprendente. Otra cosa fue cuando apareció la víctima inocente (de momento).
      Ya pude observar hace unos años un grupo de 18 cuervos posados delante del posadero de un macho de búho real. Estaba deseando que no lo descubrieran, por que lo hubiera pasado francamente mal.

      Saludos

      Eliminar
  9. Uma observação que a princípio parecia simples se desenvolveu num relato de pura empolgação... (quantas vezes me "perdi" observando bandos de aves pelo céu...)
    Um beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que ocurre cuando no llevas ninguna prisa y sólo atiendes a lo que acontece en ese preciso momento.
      Siempre que salgo al campo, dedico todo el tiempo necesario en cada animal que veo, sin importarme la cantidad de especies que pueda ver si me doy más prisa.

      Beso y abrazo

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Al pobre le queda un futuro incierto. Ha de pasar muchas penurias hasta regentar un territorio y formar pareja.
      Que tenga buena suerte. Ahora, todavía con los padres, está a salvo.

      Saludos

      Eliminar
  11. Y tú los observabas a todos! Una situación bien curiosa...y bien emocionante! Sesenta milanos! para no pararse!. Me alegra que saliese bien parado el buhito.
    Momentos que merecen la pena. No mejor dicho: Son los mejores momentos.
    Un abrazo
    Anonima Eve

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A estos búhos les he dedicado bastantes días de observación. Trataré de hacer algún reportaje de toda la familia,incluido algún vídeo trampeo.
      Son cuatro hermanos, una cifra no muy habitual en esta especie. Sin embargo, hasta hoy, han conseguido hacerse grandes con el plumaje completo.

      Otro abrazo

      Eliminar
  12. ¡Hay que ver las cosas que hacemos los milanos negros! jajaja. Bueno, en ocasiones los perseguidos son ellos. He visto grupos de urracas hacerle la vida imposible a un pobre milano que, al final, tuvo que largarse de tan insistentes que eran con sus gritos y pasadas. Si hasta se atrevían a picarle por la espalda...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que conste que los milanos negros tienen que protegerse muy bien por la noche, no es raro que alguno termine en las garras del búho real, sobre todo de la hembra que es mas poderosa.

      Saludos

      Eliminar
  13. Vaya situaciones, hay que ver como la paciencia permite observar comportamientos que a los demás nos pasan desapercibidos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. El pobre pollo ha estado oculto tantas semanas al amparo de la maleza del lugar que, una vez emprende el vuelo, no sabe la de enemigos que va a soportar como corresponde a un depredador de su estatura piramidal.
    Espero que todos encuentren ese territorio para criar.

    Saludos.

    ResponderEliminar