domingo, 21 de mayo de 2017

El pájaro alfarero (Furnarius Rufus)

El hornero Furnarius rufus es el ave nacional de Argentina; habitante común en Sudamérica.

Es un paseriforme de la familia Furnariidae. Su altura es de 18 a 20 cm y pesa unos 49 gramos.
Se alimenta revolviendo entre las hojas del suelo para hallar todo tipo de invertebrados; captura en ocasiones reptiles del tamaño de la lagartija. Como es un ave urbana, también consume alimentos abandonados por las personas.
El joão-de-barro como se le conoce en Brasil; albañil, alfarero y hornero en Argentina, tiene el don de la maestría a la hora de construir su nido. Utiliza una arcilla mezclada con finas y selectas hierbas, estiércol y paja con los que consigue una argamasa de gran resistencia y duración. Las proporciones dependen del tipo de terreno y, si la cantidad de estiércol es mayor que la de tierra, añaden arena. Ambos sexos participan en la elaboración del nido.
Dentro del nido hay una pared que separa la entrada y el habitáculo de cría, construido para disminuir las corrientes de aire y la entrada de posibles depredadores.
La construcción del nido dura entre 18 días y un mes, dependiendo de la existencia de lluvia y, por lo tanto, de arcilla en abundancia.

Nido sobre la rama de un árbol con dos pollos esperando la ceba. Los nidos pueden ubicarse en lugares tan dispares como postes de la luz, en repisas pegados a las ventanas y, también, en estatuas.
La forma de horno del nido, dio nombre al hornero.

En una observación personal de Demis Bucci, la pareja puede turnarse en la construcción del nido dividiendo las tareas: mientras uno aporta el material, el otro lo distribuye aplicándolo. El nido pesa alrededor de 4 kg. En él, ponen de tres a cuatro huevos y la incubación dura de 14 a 18 días.

Cuando el nido se abandona, cumplida su función, es utilizado por otras especies de aves, ratones silvestres, lagartos, pequeñas serpientes y, también, abejas. 

Como no podía ser de otro modo, un nido excepcional como el del hornero Furnarius rufus, tenía que figurar en el ilustre Museo de Historia Natural de Londres. 


Entre la hojarasca y la madera en descomposición de los jardines urbanos, el joão-de-barro campea en busca de invertebrados de cualquier especie, como lo harían el estornino negro Sturnus unicolor y el mirlo común Turdus merula en ciudades españolas.


La pareja mantiene un ritual característico de cantar a dúo. Es un momento excepcional, donde ambos, unidos de por vida, alzan sus estridentes voces fortaleciendo su unión. 


Como en todas las aves, cuando el momento lo requiere, el aseo es imprescindible para mantener el plumaje en perfecto estado.











16 comentarios:

  1. Qué trabajo más bien hecho el de estos nidos. Parecen obra del mejor alfarero.Me gusta conocer, a través de los blogs, aves de otros continentes . Tiene pinta de ser , también, un buen cantor.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un ave con un comportamiento extraordinario como pareja. Muy participativos en la construcción del nido y ordenados. En cuanto al canto, como los recuerdo en aquella escena, no eran grandes tenores pero esa voz creciente y estridente cuando ambos se estimulaban, me sobrecogió.

      Saludos

      Eliminar
  2. Já tive a feliz oportunidade de ver um joão-de-barro fazendo seu ninho. Ele trabalha numa velocidade impressionante e utiliza o barro como principal material para confeccionar sua casa. O mais incrível é que esta morada tão bem feita e resistente só é habitada pela família uma única vez. Já pude observar outros passarinhos habitando a casa abandonada pelo grande arquiteto da natureza... no parque perto de casa que tenho o hábito de caminhar, tenho o privilégio de assistir o aqui contado e muito mais! No Brasil temos muitas e belas aves...
    Preciosa e rica entrada... dá para perceber a pesquisa efetuada sobre o assunto... graciosas estão as fotografias como registro...
    Um beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me esqueci de te indicar um link com a história do joão-de-barro no folclore brasileiro: http://www.ebc.com.br/infantil/voce-sabia/2015/09/joao-de-barro-conheca-o-passaro-construtor-e-sua-lenda-indigena

      Eliminar
    2. Es una suerte enorme la tuya tenerlo como compañero habitual de tus paseos. Que enorme privilegio el tuyo también por haber asistido a la construcción del nido de este ejemplar arquitecto de la naturaleza.
      Sé que tenéis un gran país con una fauna maravillosa. Ya me gustaría perderme durante el tiempo suficiente para poder escrutar todos los rincones de los espacios naturales más significativos.

      Besos...

      Eliminar
    3. Gracias por tan interesante aporte. También estuve leyendo relatos muy interesantes, como dices, del folclore brasileño en torno a este pájaro tan presente en su cultura.

      Eliminar
    4. Ya me hubiera gustado presenciar el proceso constructor del nido, no me hubiera importado asistir a los 18 o 20 días de obra con toda la paciencia del mundo.
      Como me acuerdo de la estridencia de sus voces. Me gustaron mucho, mucho.
      Besos

      Eliminar
  3. Lo buscaré la próxima vez que visite el museo londinense, porque no recuerdo haberlo visto. Maravilla pensar cómo pudieron evolucionar para llegar a construir un nido así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue ver el nido y me volqué en la foto. El pájaro daba una nota dramática en la composición.
      Exponer un nido tan elaborado como el de esta especie, es indispensable para un museo de este calibre en su trayectoria como expositor de parte de la historia natural del planeta.

      Saludos

      Eliminar
  4. Un ave muy especial y muy artista a la hora de hacer el nido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo en Río de Janeiro ver una empresa de construcción en cuya fachada aparecía el nombre del pájaro de cara al público.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hasta los mejores cantantes sueltan un gallo en alguna ocasión, así que si son estridentes pero cantan a dúo su unión, loados sean.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por fortuna, esta pareja no tuvo ese percance en la subida forzada de tono. Dieron el do de pecho con total normalidad.
      Seguramente en el festival hubieran sido eliminados por el ruiseñor, ya que el solo de rock duro no esta bien visto.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Curioso troglodita que se construye su morada, preciosa entrada, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tomás; es un pájaro que me dejó una profunda impresión cuando lo vi. Desde aquel día, quedó marcado en mi mente para siempre.
      Bienvenido de nuevo.
      Saludos.

      Eliminar