miércoles, 28 de agosto de 2013

243V Cigüeña de Plaza Utrillas (Zaragoza)


El otro día, recibí un correo de José Antonio Pinzolas socio de Ansar (Asociación Naturalista de Aragón). Él estuvo presente durante el traslado de la  chimenea de Plaza Utrillas y pendiente de la correcta y definitiva ubicación del nido de las cigüeñas en lo alto de dicha construcción (1998). Entonces, no existía ninguna otra pareja en la ciudad de Zaragoza. Para mí, y me imagino que también lo serán para vosotros, los datos que me envía son interesantes por la curiosidad que siempre despierta la información de un individuo al que vemos en fotografía pero, del que desconocemos su vida privada. Me refiero a la cigüeña anillada en lo alto de la chimenea que, gracias a la generosidad de José Antonio y los observadores que aportaron sus datos, podemos hacernos una idea del recorrido peninsular de éste ejemplar anillado en un pueblo de la provincia de Zaragoza que acabó anidando sobre una vieja chimenea, ya histórica, de la misma ciudad.

243V

Anillada el 19-5-1999 en Marlofa (Zaragoza).
Vista el 13-9-2001 vertedero de Miramundo (Madrid).
Vista el 18-12-2002 Brazo del Este (Sevilla).
Vista el 4-12-2003 Hato ratón (Huelva).
Vista el 12-11-2003 Hato ratón (Huelva).
Vista el 20-11-2003 Hato ratón (Huelva).
Vista el 29-11-2010 río Ebro (Zaragoza).
Vista el 19-2-2011 nidificando en la Catedral de La Seo, lleva varios años anidando en la espadaña de la parte de atrás.
Vista el 4-7-2011 criando en iglesia junto Puente Hierro.
Vista el 25-2-2012 posada en la espadaña de La Seo junto a otra con anilla metálica en la parte de arriba de la pata.
Vista el 8-4-2012 río Ebro (Zaragoza).
Vista el 24-5-2012 río Ebro Junto Puente Hierro (Zaragoza)
Vista 28-9-2012 Vertedero residuos Zaragoza.
Vista el 21-11-2012 Cartuja Baja (Zaragoza).

                                        

jueves, 22 de agosto de 2013

Aguilucho lagunero y milanos negros



Y después del blanco, el negro; aunque en principio, el negro, iba antes que el blanco. Otra vez, como siempre, los milanos se fueron, desaparecieron con su sello discreto tan característico hace unos días. Apenas unas concentraciones en el soto levantaron mi sospecha como prueba de su presunto viaje de vuelta. Otra vuelta, otro año más u otro año menos, según se mire para unos o para otros. El caso es, que de nuevo, los milanos negros se fueron. Les preparé la última comilona del año, sabiendo que haría falta la presencia de otra especie para animarlos a bajar. Esa es, como siempre, la intrigante espera en el escondite ¿quién será el primer catador?...en este caso, una hembra de aguilucho lagunero (Circus aeruginosus) preciosa, como sus ojos ambarinos.
En un lugar diferente, como hago cada vez que monto el hyde, deposité despojos de carne para realizar algunas fotos, preferentemente de milanos negros (Milvus migrans). Simplemente, con disfrutar de la presencia de laguneros y milanos o de lo que sea, me considero satisfecho. El momento de espera no fue tedioso al aparecer temprano el lagunero, dando paso su presencia, a la bajada de los desconfiados milanos negros. La variedad de especies en estos casos es siempre limitada, conocida de sobras pero, con el aliciente de alguna sorpresa en el comportamiento de cualquiera de ellas. Destacaría la belleza y variedad de los plumajes juveniles de los milanos negros, así como su comportamiento tranquilo ante la comida, sobre todo, con la dominancia del lagunero que, en una ocasión, tuvo que estirar la garra para que ninguno se acercara más de la cuenta. Uno de los jóvenes era tan novel que tenía fijación con el pico de los demás comensales, como esperando ser cebado por cualquiera de ellos.
Antes de emprender el vuelo, satisfechos por la oportunidad de comer, me sorprendió su mirada fija hacia los restos de carne; quién sabe si  por memorizar la localización o, el reparo por abandonarla….



Poses intimidatorias de la lagunera. No fue muy severa con los pipiolos. 





Mirando los despojos después de saciarse.  Tiene las plumas tan bien ordenadas que me recuerda a los dibujos de Olegario del Junco.


Limpieza del pico contra la rama seca. Poco le falta  a este ejemplar para alcanzar el bello plateado de la cabeza.
Que pena no poder averiguar de su propio pico cuál es la razón de esa última mirada a la carne que se queda después de la satisfacción de llenar el buche.

sábado, 17 de agosto de 2013

EL ÁGUILA BLANCA (Circaetus gallicus)



Sonó la flauta gracias a mi amigo Adérito, que fue quien me indicó la existencia de este error genético convertido en inmaculada culebrera. Es una rapaz realmente bella con su plumaje común pero, la blancura le sienta también de maravilla. Costó tiempo acercarse a esta criatura leucística, sin embargo, reconozco, que bien mereció la pena para mostraros a los que ojeáis alguna vez el blog, la impresión visual de una rapaz como el águila culebrera vestida de blanco, como la nieve, como las estrellas…








lunes, 12 de agosto de 2013

LAS CIGÜEÑAS DE PLAZA UTRILLAS (ZARAGOZA)



La semana pasada, trabajé en un piso con una vista espectacular de la plaza Utrillas y su simbólica chimenea ocupada por una pareja de cigüeñas. Todas las mañanas estaban en su nido, precisamente, cuando me daba el sol de frente. Por la tarde, con el sol a favor, les tocaba la visita al río Ebro. Os dejo una breve historia de esta plaza, la chimenea y sus inquilinas.

 

Fue un espacio boyante en sus mejores años, cuando se construyó la estación de ferrocarril en 1857 con el nombre de Cappa por ser éste su impulsor y, posteriormente, conocida como de Utrillas por su trayecto hacia las antiguas minas de carbón de la mencionada localidad. Estuvo la línea del tren dedicada principalmente al transporte de personas y más tarde al del negro mineral, realizando un importante servicio a los habitantes de Zaragoza y las poblaciones del Bajo Aragón. Debido al auge ferroviario, nació el barrio zaragozano de Montemolín.
El último tren funcionó el 15 de enero de 1966. De todo aquello, quedaron dos edificios de bella arquitectura pertenecientes a la estación, salvados por la perseverancia vecinal de las garras de los especuladores inmobiliarios. Gente luchadora que no estaba dispuesta a perder tan emblemáticas edificaciones. La chimenea también se salvó, y fue ocupada por una pareja de cigüeñas. Por aquel entonces (década de los 90), todavía viajaban al territorio africano a pasar el invierno. El dicho de “por San Blas la cigüeña verás” quedó anticuado para estas zancudas al descubrir las oportunidades y beneficios de los vertederos; migrar era ya, un absurdo gasto de energía. Gracias a los vecinos y amantes de las cigüeñas, insisto, batallando sin descanso, el nido no se derribó, pues era la intención de la constructora para eliminar trabas a su proyecto. Para su traslado en 1998 -ya que en ese punto iba un centro comercial- se preparó una estructura metálica que recubría toda la chimenea. Introdujeron un tubo metálico y se rellenó de hormigón para compactar los ladrillos desde dentro. Las 140 toneladas de chimenea se movieron con dos grúas en 6 fases para recorrer los cien metros hasta su emplazamiento definitivo. El coste fue de unos 25 millones de pesetas.
Entre los cretinos de la constructora de viviendas que incomodaron intencionadamente a las cigüeñas con todos los medios posibles para ahuyentarlas y los necios prendiendo fuego en la base de la chimenea para hacer la gracia, estas aves soportaron estoicamente la mala fe de esta gentuza hasta que todos los interesados en su protección pusieron fin a tanta desfachatez.

La entrada va dedicada a ellos, por perseverar en la protección de un bien común para el barrio y la ciudad.

 
 (Anilla 243 V)




viernes, 2 de agosto de 2013

Operación: jóvenes leonados (Gyps fulvus)


 
Los últimos buitres leonados jóvenes van abandonando ya, sus nidos poco a poco. Llegó el momento de enfrentarse a la realidad dura por sobrevivir y competir ferozmente por las escasas carroñas distribuidas en nuestra península. Muchos jóvenes abandonaron el nido exitosamente pero, quedan los más tardíos; rezagados e indecisos. Algunos se precipitan en abandonar el nido por diversas causas, quién sabe si alguno de los progenitores ha perecido envenenado, o descuartizado por algún aerogenerador durante sus larguísimos desplazamientos en busca de alimento. Una desesperación  para el vástago que ante la desatención, opta por lanzarse al vacío incapaz todavía de volar.
Desde crío, he podido comprobar cada año, como aparecen muertos cierto número de buitres leonados jóvenes. Por causas desconocidas abandonan el nido y mueren de inanición desatendidos por sus progenitores. Basta recorrer los parajes rocosos en su base para comprobar los restos de los carroñeros. Es evidente que, hallar los cuerpos descoyuntados de los malogrados buitres tras ser devorados por otros necrófagos, no impacta tanto como aquella vez que tuve, en agosto de 2008, la fortuna de atender a un agónico buitre al lado de la carretera en Los Collados del Río Asón en Cantabria. Apenas el buitre tenía fuerzas para defenderse y permitió su manipulación y traslado. A raíz de aquella experiencia, comprendí que era cruel la agonía de una rapaz de gran tamaño capaz de aguantar muchos días sin comer hasta morir de inanición, demasiado crudo. Decidí, tras el período de cría de estas aves, invertir el tiempo necesario para prospectar la base de los cortados rocosos entre las poblaciones zaragozanas de Jaraba, Calmarza y Algar de Mesa (Guadalajara). Este año, concretamente el pasado domingo 28 de julio, coincidí con un ejemplar que por su estado perfecto de salud y plumaje, no hacía muchas horas que había caído del nido. José Manuel del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre (Zaragoza), el mismo día del traslado de la rapaz, me comunicó que era el primer ingreso de este año. 



Después de escuchar el crepitar de las secas hierbas, localicé al joven buitre y, lentamente me fui acercando.


Ante mi presencia, la rapaz se tumbó en el terreno; como hacen en el nido ante un posible peligro.

 
Para defenderse utilizan el pico y las garras. En los adultos, hay que prestar infinitamente más atención puesto que son mucho más agresivos.



Con una simple camiseta o algún trapo, basta con echárselo sobre la cabeza para anular su agresividad. Las aves sin capacidad de visión se someten sin problemas. En este caso, utilicé el gorro de lana que llevo todo el año en la mochila; el mismo que utilicé como nido para un pollo de colirrojo tizón hace unos años: un gorro multiusos



Me quedaban dos kilómetros hasta llegar a casa. Transporté al buitre bajo el brazo izquierdo sujetando con la mano sus tarsos para que se apoyara cómodamente. Como el peso era notable, tuve que utilizar además la mano derecha como apoyo.
El lugar ideal para alojar a la rapaz era la bañera. Con escasa luz, el ave estuvo muy tranquila mientras me preparaba para regresar a mi destino y el suyo.

Por cierto, tras llamar al día siguiente para preguntar sobre el estado del buitre, José Manuel me comunicó que la rapaz no tenía fracturas ni heridas apreciables.
Puede que algunos o algunas, no tengáis práctica en el manejo de animales con problemas, no importa, os dejo a continuación unas direcciones con teléfonos que os pueden servir si queréis colaborar. El número que debéis memorizar es el 112; os atenderán tras indicaros la información requerida.
Qué hacer si encuentro un animal salvaje herido. http://www.centrofaunanavarra.es/index.php/es/animales/encuentro-un-animal-salvaje-herido-que-hago
Recogida de fauna herida y muerta.
http://www.agentesforestales.org/agentes-forestales/funciones/recogida-de-fauna.html

Teléfonos de interés de los centros de recuperación de fauna salvaje en España.
http://www.grefa.org/esta-en-tu-mano/centros-de-recuperacion-de-fauna-en-espana