miércoles, 16 de julio de 2014

No es fácil ser búho real (parte 1)


Restos de un joven tejón Meles meles en el nido de un búho real 14- 6- 2014. Hay también plumas de cuervo y paloma bravía.

Visitar un nido de búho real Bubo bubo concluida la cría es un placer y un reto enorme para mi curiosidad. Es una extraña y a la vez desbordante sensación de asombro ocupar este espacio celosamente guardado por la gran estrigiforme tras su abandono. Hay tantas historias que recomponer en el misterioso puzzle de la actividad nocturna de estas hábiles criaturas de la noche que empezaría todas, pero creo, que no lograría terminarlas nunca. En parte, eso me resulta paralelamente mas atractivo por los hechos acaecidos bajo el telón de la penumbra; son enigmas bien guardados. La noche acapara el encanto y pasión de innumerables datos velados que despejar por el día, hipótesis con las que muchos observadores sueñan modelar sus propias conclusiones.


Detalle de la dentadura del ejemplar

La temprana reproducción del  búho real hace que sus pollos coincidan con otras criaturas inexpertas como ellos en la explosión primaveral de vida. Toda una suerte de posibilidades para asegurar la alimentación de la familia.
Son innumerables y sorprendentes las víctimas capturadas por esta poderosa estrigiforme (ver enlace). El joven tejón quizá, bajó la guardia durante sus juegos infantiles, siendo presa fácil para su captor. Probablemente, a veces, aprovechando la reproducción de otras aves, desvalija sus nidos después de apoderarse de uno de  los adultos, memorizando el lugar para cobrar los pollos mas tarde. Seguramente con los mamíferos sea mas complicado, sobre todo con los tejones, que alarmados, serán bastante mas prudentes dentro de su marcadísimo recelo.
Cuando recogí unas plumas de halcón peregrino adulto hace unos años, pensaba con ironía: -los 300 o 350 km hora de velocidad, no le impidieron a la rapaz mas veloz del planeta, terminar en un nido de búho real-. Esta rapaz nocturna es lenta, quizá se estime su velocidad en unos 80 km hora pero, de gran efectividad a la hora de progresar entre las vaguadas que recorre y desciende con abrumadora precisión. No sólo sorprende a sus presas desde oteaderos, también, como podría hacer cualquier rapaz diurna, sorprende en vuelo a otras aves si han sido molestadas y levantadas por algún intruso. El cernícalo vulgar Falco tinnunculus que es mas menudo que el halcón peregrino Falco peregrinus pero no menos irascible, aparece mas en la dieta del poderoso búho. Los córvidos desde el gigante cuervo Corvus corax pasando por el arrendajo Garrulus glandarius, chova piquirroja Pyrrhocorax pyrrhocorax, grajilla Corvus monedula y urraca Pica pica son necesariamente presas aleatorias, no obstante  poco frecuentes. Como ocurre con el resto de capturas de aves, cumplen un papel importante en su dieta,  complementando a presas potenciales como el conejo Oryctolagus cuniculus.
No se sabe exactamente a qué obedece tanta inquina por parte de halcones y córvidos hacia el superpredador de la noche, aunque se sospecha que podría deberse a la indefensión padecida frente a sus inadvertibles ataques nocturnos. Parece que la evolución ha sido bastante generosa con su morfología, imprimiéndole carácter sumado a un equipamiento de cazador infalible. Es como un complejo antibiótico para su territorio, que ataca prácticamente a todo cuanto se mueve con un sorprendente acierto mortífero.
 

Búho real en vuelo.

 
Macho de cernícalo desde la sabina que protege su oquedad nido mirando fijamente el enorme problema. Está en su territorio pero, también es el de las chovas piquirrojas, buitre leonado y búho real 30-3-2014.

 
El buitre leonado es un gigante entre las aves y no tiene nada que temer del búho pero, con su pequeño tan vulnerable, también lanza desde su nido miradas controladoras al búho real.

 
La hembra de búho real con sus pollos, muy expuesta, vigila a todos sus vecinos también. Es esta repisa la que le ha quedado disponible después de que cabras montesas y buitres la hayan despojado de su nido en la zona alta 6-4-2014, 9´46 horas. 
Estoicamente, ha presenciado a diario durante todos los encuentros entre las chovas piquirrojas y los cernícalos batallas territoriales con machaconas y escandalosas persecuciones.


Se miran fijamente la hembra de búho real y la de cernícalo vulgar; la primera tiene descendencia y la segunda estudia la situación para buscar una plaza segura 6-4-2014, 9´46 horas.

 
Las chovas piquirrojas se entregan a su ciclo nupcial adornándolo con tiernas carantoñas de pareja 12-4-2014.

Las chovas, como es habitual en los córvidos, parecen utilizar un modelo de presión llamemoslo, “psicológico”, que consiste en aborrecer a sus hostigados mediante su presencia intermitente revoloteando de un punto a otro de la zona visual de la rapaz nocturna. 
Lo que mas molestaba al búho real era que la pareja se posara graznando en un saliente rocoso sobre su nido. 


La pareja de cernícalos, posiblemente, estuvo bastantes días valorando la situación de su zona de nidificación ante la presencia tan cercana del búho real 6-4-2014. 
Finalmente, optó por la parte superior del pequeño barranco calizo (han tenido cuatro pollos). 

Fotografías con digiscoping, (salvo las de tejón)

ENTRADAS SIGUIENTES:

No es fácil ser búho real (parte 2) 


No es fácil ser búho real (parte 3 y última)


22 comentarios:

  1. Como siempre, un relato sorprendente de las interacciones entre las distintas especies que ocupan un mismo territorio acompañado de unas fotos testimoniales.Sin duda, todos los depredadores no son bien recibidos como vecinos por aquellas especies susceptibles de ser presas de ellos y, lógicamente, el Búho real no iba a ser menos. Me imagino que los córvidos le resultarán los más difíciles de " aguantar ".
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que los córvidos tratan de llamar la atención, -buena muestra de ello es el arrendajo-,de todas las especies del lugar marcando de manera flagrante la ubicación del enemigo.
      Una vez en un pueblo de Guadalajara, después de haber visto ocultarse a la pareja de búhos en la zona enraizada del tronco de un gran lentisco, muy protegidos, acertó un bando de 18 cuervos a posarse en los alrededores. Miraban desconfiados y, temía con toda mi alma, que uno de ellos los descubriera. Creo que se hubiera armado una muy gorda.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Tremendo lo del tejón, por cierto tengo una pregunta: ¿ el búho real captura grandes reptiles ? Como culebras bastardas, etc.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los ejemplares hallados no son muy grandes, no superan el metro de longitud. El ofidio mas habitual es la culebra de escalera pero, no parece gustarles mucho la carne sin pelo ni pluma puesto que muchos de los restos los he identificado precisamente por haber sido rechazados. Claro está, no son comidos si hay un aporte mejor. También en alguna ocasión ha aparecido algún resto de lagarto ocelado.
      En una egagrópila reciente que encontré hace tiempo,.hallé la piel de una culebra de escalera y una escolopendra.

      Saludos

      Eliminar
  3. Fantástico documento! Unas observaciones geniales de una gran rapaz, hoy por hoy máximo depredador del monte por lo que se puede comprobar.
    Por mi zona (Sierra de Estepa y campiña sevillana) se está expandiendo muy rápido, hasta el punto que en los censos que realizo se solapan varias parejas.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, además de ser un gran depredador es un gran oportunista que ya no está, precisamente, tan alejado de la presencia humana. Hay un búho real en un pueblo de la provincia de Zaragoza que anida en casa vieja. El año pasado, anidó en la torre de la iglesia. Creo que esta rapaz ya no nos es tan ajena. El apunte es de Fernando Tallada.

      Saludos.

      Eliminar
  4. Grandisimo documento,sin duda es una rapaz muy fuerte y si caza esos bichos..buff.Es mi ave favorita jejej
    muy interesante la entrada si!
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Diego. Recuerda que la grandiosidad de esta rapaz en la noche, tan poderosa, es perseguida por un batallón disponible de vecinos que saben de él y su capacidad de matar tan ventajosamente en la oscuridad, por ello, es el gran perseguido. Parecen reprocharle cuentas pendientes durante el día cuando es mas vulnerable.

      Saludos.

      Eliminar
  5. QUÉ MUNDO MARAVILLOSO TENDRÍAMOS SI TODOS NOS LLEVÁRAMOS BIEN... pero no es así... hasta las plantas y los árboles se pelean..........Un abrazo, Javier......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, pero sería un poco monótono. Qué sería sin las persecuciones entre rapaces disputando un territorio o, no pases por aquí que te emprendo.
      Lo mas interesante de estas disputas es que a diferencia del ser humano, los animales no son rencorosos; el que gana se queda y el que pierde, prueba suerte en otro lado.

      Abrazos Mabel.

      Eliminar
  6. Resulta apasionante ver el comportamiento que se establece entre las diferentes aves, mirándose de reojo y sin bajar la guardia, porque saben que el búho es un ave muy peligrosa y hay que tenerlo bien controlado.
    Un reportaje fabuloso. Te felicito, Javier.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me sorprendió muchísimo el tiempo que estuvieron sopesando los cernícalos la utilización de su lugar de cría favorito, teniendo al búho real enfrente con su descendencia. Estos detalles son los que hay que ver cuando se sale al campo, ya que comentarlos es harto difícil.

      Saludos

      Eliminar
  7. Espetacular, Javier! Precisamente poético o seu trabalho repleto de atenção e dedicação espontânea. Nada como uma observação detalhada para perceber o que acontece no nosso entorno natural. Admirável aprendizado... excitante ver essas disputas entre as espécies... apesar das perdas...
    Parabéns, beijo e felicidade.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es inexplicable la sensación de libertad que uno tiene cuando se sienta durante horas a observar la interacción de las aves. Me encuentro en mi elemento viendo como la obra de teatro mas espectacular, que es la propia vida, desarrolla todo su potencial artístico mediante sus activas criaturas como voladoras, cazadoras o defensoras de su existencia. Es realmente extraordinario.

      Un abrazo...

      Eliminar
  8. Los pobres cernícalos no pueden sentirse muy cómodos teniendo cerca esa muerte que llega en silencio y a oscuras. El búho real se deja notar en más sitios, como le leo a mi amigo Javi Pérez más arriba, en Jaén ya los tenemos en los olivares, anidando en troncos huecos o incluso en "cortados" de una vieja cantera de extracción de arcilla (tiene mucho conejo cerca, por supuesto).
    He sido testigo de esa furia gritona que siente el halcón cuando detecta su presencia, del mismo modo que los arrendajos inundan de berridos el pinar cuando ven un azor.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los pobres cernícalos son de las rapaces mas capturadas por el búho real. Entiendo esa furia desatada cuando ven al espectro mortal nocturno durante el día. Junto al halcón peregrino, ejecutan enconadas persecuciones cuando lo ven aparecer. Y, es que, es normal que con una rapaz provista de un equipamiento de serie tan completo y complejo como el del búho real, sea fácil que pocos puedan coger el sueño profundamente.

      Saludos

      Eliminar
  9. Impresionante tu entrada sobre el búho real.
    Cuando se presiente (no sé como definir el momento) a un búho real volar silencioso con su plumaje de seda a escasos metros por encima de tu cabeza, es algo que no se olvida fácilmente. El poderoso imán que ofrece para nuestra curiosidad una egagrópila en la que puede aparecer de todo, hacen que este animal sea uno de los más interesantes de nuestra fauna.

    ResponderEliminar
  10. Tenemos actualmente a una rapaz que padeció una etapa de aniquilación sin descanso comandada por el frente de alimañeros en la etapa franquista. Todo lo que no era bosque para explotar madera o animales para satisfacer la demande de caza, no era sostenible para el país. Hoy, con una población bastante agradecida de búhos reales, incluso siendo mas fácil su observación, la gente sigue impresionándose con sus apariciones esporádicas cuando son levantados en el monte.
    Cuando alguien ve al búho real en su salida al campo, su sonrisa brilla desde lo mas lejos para el resto de la semana.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. hola Javier
    muchisimas gracias por tu comentario ya queaniman a seguir en esto, me ha encantado la entrada y como lo explicas!lo del tejon es la bonba, ya te sigo
    un saludo!

    ResponderEliminar
  12. Espero que no pierdas el ánimo ni la curiosidad por todo lo que concierne al comportamiento animal. Hay muchas cosas que ver y, como no, fotografiar.
    Suerte.

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Impresionada me he quedado con lo del tejón. Es increíble lo poderoso que es el gran Bubo bubo. Me causa admiración. Un saludo Javier!

    ResponderEliminar
  14. No pierdo la ocasión de encontrar tras la marcha de los pollos de búho real de sus nidos, esos restos de presas que, de algún modo, tengan ese halo de admiración y sorpresa por la rareza de la captura.

    Saludos Mamen

    ResponderEliminar